¿Prejuicio racial o racismo?

“Yo no soporto a los negros”, dijo un hombre blanco que conversaba conmigo y otras dos muchachas, mestizas, mientras esperábamos ser atendidos por nuestros  médicos en el Hospital Oftalmológico Pando Ferrer, de Marianao, popularmente conocido como La Ceguera.

La expresión despectiva hacia las personas con ese color de piel surgió sin provocarla, y dejó atónitos primero, e indignados después a quienes hasta ese momento hablábamos amablemente con esa persona, quien no parecía tener ningún problema mental, si bien, nos había dicho, abandonó la escuela al terminar el noveno grado porque no gustaba de los estudios.
  
Nos sorprendimos porque nuestro tema de conversación inicial trataba sobre la operación de cirugía refractiva a la que yo había sido sometida para corregir mi hipermetropía.
Después conversamos sobre cosas que nos disgustaban como la mala educación de muchas personas. Fue en ese momento que soltó aquella frase. Para él los negros representan el más puro ejemplo de lo que es la mala educación y la chusmería.
Las jóvenes enmudecieron atónitas y le viraron la espalda. Yo me sentí ofendida, pero decidí preguntarle por qué decía semejante cosa.
“No tengo suerte con los negros. La mayoría son gente chusma, delincuentes, casi todas las personas presas son “de color”, respondió.
“Claro, si alguno me dirige la palabra yo le respondo normalmente -añadió- incluso invitaría a salir a alguna muchacha bonita “de color”, si me agrada, pero realmente no tengo la mejor opinión de los negros en general”.
Entonces le recordé, que los negros y mulatos fueron esclavizados y discriminados durante años, y después, durante la neo colonia, la gran mayoría estuvieron relegados a barrios marginales, y muchos no han podido superar esa etapa de la marginalidad, porque, en mi opinión muy personal, ese un fenómeno que se ha trasmitido de una generación a otra.
La conversación con el muchacho me hizo pensar en un problema que se mantiene latente en la sociedad cubana, con formas muy sutiles de expresión, y que inspiró este blog.
Muchas veces he escuchado expresiones que en mi opinión constituyen manifestaciones solapadas de racismo, y que sobreviven en un país como el nuestro, un verdadero ajiaco racial y cultural.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: